fbpx

los mundos de rébecca dautremer

Por Sebastián Gámez Millán

 

Uno de los grandes poetas y críticos del siglo XX, Thomas Stearns Eliot, que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1948, escribió en Cuatro Cuartetos: “no pueden los humanos soportar demasiada realidad”. La realidad, ese concepto tan polisémico como inasible, es al mismo tiempo maravillosa e insoportable. Quizá por ello la cultura, en sus diversas prácticas y manifestaciones, crea espacios de fuga para sobrellevar lo real. El arte juega un papel esencial en armonizar la convivencia entre lo real y lo imaginario.

Otro de los grandes poetas del pasado siglo, creador de una galaxia de heterónimos (etimológicamente, otros yoes, no pseudónimos, que son falsos yoes), Fernando Pessoa, lo expresó de forma memorable en Libro del desasosiego: “El arte nos libera ilusoriamente de la sordidez de ser. Mientras sentimos los males y las injurias de Hamlet, príncipe de Dinamarca, no sentimos los nuestros –viles por ser nuestros y viles por ser viles–. El amor, los sueños, las drogas y sustancias tóxicas, son formas elementales del arte, o mejor, de producir sus mismos efectos”.

 

Paradójicamente, el arte que siempre más me ha interesado no es una huida sin retorno, una evasión completa del mundo, sino más bien un viaje de ida y vuelta que sirve, entre tanto, para comprender y adaptarnos de manera más rica y civilizada a la vida. Entiendo el trabajo de ilustradora de Rebécca Dautremer (1971) como la construcción de mundos imaginarios que no son de este mundo, pero que se pueden incorporar a nuestro mundo y hacerlo más habitable. No es que en sus mundos no resida la tristeza, la melancolía, el dolor, la pena o la angustia; están, claro que están, como todo aquello que proviene de la vida, pero de una forma poética, creadora de sentidos y valores.

 

Prolífica ilustradora, posee ya una extensa obra con unos 50 libros traducidos a numerosos idiomas del mundo en los que encontramos ilustraciones de clásicos universales como el Antiguo y el Nuevo Testamento de la Biblia a otros clásicos modernos de la literatura, como Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll (2010), así como escritores de reconocido prestigio actual, como Seda (2012), de Alessandro Baricco. Naturalmente, es autora de otras historias ilustradas de manera más personal, como Amante (2003), Princesas olvidadas o desconocidas (2004), El pequeño teatro de Rebeca (2012) o Las ricas horas de Jacominus Gainsborough (2018), por citar cuatro obras suyas. También organiza exposiciones y ha trabajado con la animación y con la publicidad.

A continuación quiero destacar algunas de las virtudes estilísticas de las ilustraciones de Rebécca Dautremer: en primer lugar, su amplio registro figurativo, pues sus dibujos ofrecen diferentes grados de lecturas, de tal manera que se puede adaptar a un público más infantil como a uno más adulto, según se prefiera. En segundo lugar, su sentido de la composición para organizar los fenómenos dentro del espacio y captar con mayor eficacia la atención de los lectores. En tercer lugar, y estrechamente vinculadas con la anterior característica, las perspectivas tan insólitas como reveladoras de sus imágenes. Apasionada de la fotografía, con frecuencia se inspira en esta modalidad artística para descubrir encuadres, colores y luces inéditas.

 

Y, en cuarto lugar, resalto el poder evocador de sus imágenes, que nos invitan e incitan a sumergirnos en su singular mundo, poblado de personajes que nos tienden sus manos de comprensión y nos abrazan solitaria y solidariamente. Leyendo sus historias, demorándonos en sus imágenes, comprobamos que no estamos solos en el mundo, que hay otros seres que sienten y piensan como nosotros. De esta manera Rebécca Dautremer crea sus mundos, y con ellos lo que la filósofa Ágnes Heller denominó un “hogar emocional”, un espacio imaginario desde el que refugiarnos de la a menudo hostil intemperie.

En dondedore.com utilizamos cookies propias y de terceros para poder informarle sobre nuestros productos, mejorar la navegación y conocer sus hábitos de navegación. Si acepta este aviso, continúa navegando o permanece en la web, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.